Chrome es software espía para un columnista de The Washington Post

  • 0 Respuestas
  • 931 Vistas

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Dragora

  • *
  • Moderador Global
  • Mensajes: 1735
  • Actividad:
    100%
  • Country: gt
  • Reputación 22
  • La resistencia es inútil, serás absorbido.
    • Ver Perfil

Según Geoffrey A. Fowler, columnista de tecnología de The Washington Post, el navegador Google Chrome es software espía. Para que a sus lectores no les quede duda de lo que piensa pone su conclusión en uno de los primeros párrafos del artículo:

Convertir en el navegador más popular al que hizo la agencia de publicidad más grande del mundo, resultó tan inteligente como poner a los niños a dirigir una tienda de dulces.

Por qué Chrome es software espía

Fowler comparó durante una semana el comportamiento de Chrome contra Firefox y descubrió que mientras Firefox había bloqueado todas las cookies de rastreo, el navegador de Google había instalado 11189. Estas cookies, pertenecientes tanto a empresas como a organismos estatales, son usadas por las mismas para construir perfiles de intereses, ingresos y personalidad de cada usuario del navegador.

El periodista cita el caso de la web de la empresa de seguros Aetna, y la del Servicio Federal de Ayuda para Estudiantes (EE.UU) En ambos casos Chrome permitió que se instalaran cookies para seguir su actividad en el buscador y en Facebook.

También descubrió que Google tomaba el inicio de sesión en Gmail como un permiso para iniciar sesión en su cuenta de Google, esto le permite recopilar aún más información personal.

¿Tienes Chrome en tu teléfono? Probablemente sea así, porque, a menos que lo inhabilites (no se puede desinstalar) viene con Android. Cada vez que realizas una búsqueda, Chrome envía tu ubicación. Cierto es que puedes desactivar la opción de compartir ubicación. En ese caso la envía igual, pero no tan precisa

Nota del autor: En Internet hay dos clases de personas; el cliente y el producto. Si no eres una, eres la otra. Google no te da un navegador, un servicio de correo o una suite ofimática online gratuita porque te quiere. Lo hace porque eres la mercancía por la que le pagan sus anunciantes.

Es probable que te sientas tentado a refutar mi afirmación de arriba con el contraejemplo de Firefox. Mala idea. Google fue durante años el principal sostén financiero de la Fundación Mozilla y su principal promotor. Cuando aprendieron todo lo que necesitaban saber del mercado de navegadores, sacaron Chrome, y se quedaron con la mayoría del mercado gracias a su poder de difusión. Es más o menos lo mismo que harían después con el fabricante de parlantes inteligentes Sonos, según la acusación que ya comentamos.

Volviendo al Washington Post, desde Google le dijeron a Fowler que en su navegador dan prioridad al control de los usuarios y opciones de privacidad, y que continuarán buscando nuevas formas de controlar las cookies. Pero, destacaron al mismo tiempo su necesidad de mantener “un ecosistema web saludable”.

Mi traducción sería “Estamos trabajando en mantener la seguridad del gallinero, pero al mismo tiempo debemos asegurarle al zorro la cantidad de calorías que necesita”

Siendo justos con Google, cuando apareció Chrome vino a solucionar los problemas causados por Internet Explorer. Aprovechando su cuasi monopolio, Microsoft insistía en utilizar tecnologías no estandarizadas que impedían a los que no utilizábamos Windows acceder a muchos sitios.

Google tomó WebKit, un motor de renderizado de código abierto, y a partir de él desarrolló Blink. Blink tenía un rendimiento mucho mejor que Gecko, el motor de renderizado de Firefox, Trident, el motor de renderizado de Explorer y WebCore el de Safari. Sumado a que Google te mostraba la publicidad cada vez que usabas su buscador y cada uno de sus servicios, inmediatamente fue creciendo en participación de mercado. A esto, hay que sumarle que tuvieron la inteligencia de hacerlo multiplataforma.

En aquel momento, la privacidad no era una preocupación tan grande como lo es en la actualidad.

Por supuesto, que la primera alternativa para cambiar esto es utilizar otro navegador. El periodista recomienda pasarse a Firefox, pero puedes optar también por Chromium, Brave, Vivaldi y, si usas Windows o Android, Microsoft Edge. Pero, mientras sigas usando servicios gratuitos de Google (u otros proveedores) ellos tendrán alguna forma de rastrearte.

En todo caso, si piensas que la privacidad es importante para ti, tendrás que considerar la posibilidad de contratar un servicio de correo electrónico con tu propio dominio o utilizar una suite ofimática offline.

Vía: You are not allowed to view links. Register or Login