Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Las aplicaciones están matando a la Web

  • 1 Respuestas
  • 1544 Vistas

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Alejandro_99

  • *
  • Underc0der
  • Mensajes: 453
  • Actividad:
    0%
  • Reputación 1
  • Humildad y sencillez ante todo.
    • Ver Perfil
« en: Noviembre 19, 2014, 04:05:47 pm »

La web -ese delgado revestimiento de diseño para humanos que recubre el murmullo técnico que constituye Internet- está muriendo. Y la forma en que está muriendo tiene implicaciones de mayor alcance que casi cualquier otro asunto tecnológico en la actualidad.

Piense en su teléfono móvil. Todos esos íconos en su pantalla son aplicaciones, no sitios web, y funcionan de formas que son fundamentalmente distintas a la manera en que funciona la web.

Montañas de datos nos dicen que estamos dedicando a las aplicaciones el tiempo que dedicábamos a navegar por Internet. Estamos enamorados de las aplicaciones, y se han impuesto. En teléfonos, 86% de nuestro tiempo se dedica a aplicaciones, y sólo 14% a la web, según la empresa de análisis móvil Flurry.

Esto podría parecer un cambio trivial. Antes, imprimíamos las instrucciones para llegar a algún lugar del sitio web de MapQuest, que a menudo estaban mal o eran confusas. Hoy, abrimos la aplicación Waze en nuestros teléfonos y nos guía por la mejor ruta para evitar el tráfico en tiempo real. Para quienes recuerdan cómo solía ser, esto es un milagro.

Todo lo referente a las aplicaciones se siente como una ventaja para los usuarios: son más rápidas y más fáciles de usar que lo anterior. Pero debajo de toda esa conveniencia hay algo siniestro: el fin de la misma apertura que permitió que las empresas de Internet crecieran para convertirse en unas de las firmas más poderosas o importantes del siglo XXI.

Por ejemplo, pensemos en la más esencial de las actividades para el comercio electrónico: aceptar tarjetas de crédito. Cuando Amazon.com debutó en la web, tenía que pagar varios puntos porcentuales en tarifas por transacciones. Pero Apple se queda con 30% de cada transacción que se realiza dentro de una aplicación vendida a través de su App Store, y "muy pocas empresas en el mundo pueden soportar ceder esa tajada", dice Chris Dixon, inversionista de capital de riesgo de Andreessen Horowitz.

Las tiendas de aplicaciones, ligadas a sistemas operativos y aparatos particulares, son jardines enrejados donde Apple, Google, Microsoft y Amazon fijan las reglas. Por un tiempo, eso significó que Apple prohibió bitcoin, que para muchos expertos es el desarrollo más revolucionario en Internet desde el hipervínculo. Apple prohíbe aplicaciones que ofenden sus políticas o su gusto, o que compiten con su propio software y servicios.

Pero el problema con las aplicaciones es mucho más profundo que las formas en que pueden ser controladas por guardianes centralizados. La web fue inventada por académicos cuya meta era compartir información.

Ninguno de los implicados sabía que estaban creando el mayor creador y destructor de riqueza que se haya conocido. Así que, a diferencia de las tiendas de aplicaciones, no había forma de controlar la primera web. Surgieron los cuerpos que fijan reglas, como Naciones Unidas pero para lenguajes de programación. Empresas que hubieran querido eliminarse mutuamente del mapa fueron obligadas a acordar revisiones del lenguaje común para páginas web. El resultado: cualquiera podía crear una página web o lanzar un servicio, y cualquiera podía acceder a él. Google nació en un garaje. Facebook nació en la residencia estudiantil de Mark Zuckerberg.

Pero las tiendas de aplicaciones no funcionan así. Las listas de aplicaciones más descargadas ahora llevan a los consumidores a adoptar esos programas. La búsqueda en las tiendas de aplicaciones no funciona bien.

La web está hecha de enlaces, pero las aplicaciones no tienen un equivalente funcional. Facebook y Google intentan solucionarlo al crear un estándar llamado "enlace profundo", pero hay barreras técnicas para lograr que las aplicaciones se comporten como sitios. La web buscaba exponer información. Estaba tan dedicada a compartir por encima de todo que no incluía una forma de pagar por cosas, algo que algunos de sus arquitectos lamentan hasta hoy, ya que obligó a la web a sobrevivir con publicidad.

La web no era perfecta, pero creó espacios comunes donde la gente podía intercambiar información y bienes. Obligó a las empresas a desarrollar tecnología que estaba diseñada explícitamente para ser compatible con la de la competencia.

Hoy, cuando las aplicaciones se imponen, los arquitectos de la web la están abandonando. El más reciente experimento de e-mail de Google, llamado Inbox, está disponible para los sistemas operativos Android y de Apple, pero en la web no funciona en ningún navegador excepto Chrome. El proceso de crear nuevos estándares web se ha estancado. En tanto, las empresas con tiendas de aplicaciones están dedicadas a que esas tiendas sean mejores que -y completamente incompatibles con- las tiendas de competidores.

Muchos observadores de la industria creen que esto está bien. La historia de la computación son empresas que intentan usar su poder para dejar afuera rivales, incluso si es negativo para la innovación y el consumidor.

Eso no significa que la web desaparecerá. Facebook y Google aún dependen de ella para brindar un flujo de contenido al que se puede acceder desde el interior de las aplicaciones.

No es que los reyes del actual mundo de las aplicaciones quieran aplastar la innovación. Sucede que en la transición a un mundo en el cual los servicios se entregan a través de aplicaciones, más que en la web, estamos ingresando a un sistema que dificulta mucho más la innovación, el descubrimiento imprevisto y la experimentación para quienes desarrollan cosas que dependen de Internet. Y hoy, eso significa prácticamente todo el mundo.

Actualización: después de la publicación original del texto, Mims publicó ayer una segunda columna, recogiendo algunas de las críticas y respondiendo a ellas; el texto puede leerse (en inglés) en el sitio del Wall Street Journal.

Fuente: lanacion

Desconectado Y3K

  • *
  • Underc0der
  • Mensajes: 173
  • Actividad:
    0%
  • Reputación 0
    • Ver Perfil
« Respuesta #1 en: Noviembre 19, 2014, 04:21:53 pm »
Pues no estoy del todo de acuerdo, muchas aplicaciones sólo son "aplicaciones web" empaquetadas, o bien sirven para obtener contenido de la web.

Lo que conforma a la WWW es el protocolo HTTP(S), mientras algo sea servido por dicho protocolo no importa si se entra con un navegador o una "aplicación", sigue siendo "internet".

 

¿Te gustó el post? COMPARTILO!



Cómo funcionan las aplicaciones móviles para pedir autos que desafían a los taxi

Iniciado por Alejandro_99

Respuestas: 0
Vistas: 1565
Último mensaje Julio 20, 2014, 10:09:05 pm
por Alejandro_99
Estas aplicaciones maliciosas drenan la batería de tu móvil y deberías eliminar

Iniciado por Dragora

Respuestas: 0
Vistas: 1061
Último mensaje Abril 21, 2019, 11:44:05 pm
por Dragora
Estas aplicaciones de Android comparten tus datos con Facebook..aunque no tengas

Iniciado por Dragora

Respuestas: 0
Vistas: 810
Último mensaje Enero 02, 2019, 07:07:32 pm
por Dragora
Nuevo ataque permite que las aplicaciones de Android capturen datos de altavoces

Iniciado por Dragora

Respuestas: 0
Vistas: 582
Último mensaje Julio 17, 2019, 02:47:12 pm
por Dragora
Aplicaciones de fotos que usas, graban audio oculto y envían adware

Iniciado por Dragora

Respuestas: 0
Vistas: 385
Último mensaje Septiembre 20, 2019, 07:16:21 pm
por Dragora